NUEVA YORK FASHION WEEK. Sed de singularidad.

SEMANA DE LA MODA DE NUEVA YORK, O / I 2012 – 13.

 

SED DE SINGULARIDAD

Ante la abrumadora cifra de 300 diseñadores sólo en la semana de la moda de la ciudad de Nueva York, no cabe esperar gran cosa. Desconozco el criterio por el que se rige la elección de las marcas que desfilan por cada una de estas ciudades que albergan las semanas de la moda magnánimas que parecen no poder decir que no a nadie. Lo que resulta evidente es que el criterio de singularidad no es condición sine  qua non. Y me pregunto yo:  después de la sensación de embriaguez que debe dar asistir a decenas de desfiles, día tras día, si no hay innovación, particularidad, algún atisbo de creación en todas estas ropas,  qué puede decir un  espectador sobre lo que ha visto? qué prendas permanecerán en su memoria? con qué vestimenta habrá sentido un cosquilleo al ver a la modelo caminar? con qué desfile se le habrán puesto los pelos de punta al ver cómo moda y música se dan la mano?

Confección impecable, o incluso exquisita, gran calidad de tejidos, que con frecuencia han sido diseñados específicamente para el diseñador y puesta en escena correcta caracterizan a estos desfiles.  Pero cuántos looks persistirán en la memoria de un comprador careciendo estos, en contadas ocasiones, de signos que las distingan entre un sinnúmero de indumentarias ?

Entre ese sinnúmero, a parte de los ya consagrados, siempre hay unos pocos que nos dan momentos de sobriedad y que nos animan a pensar que el tópico ” todo está inventado ” no es del todo cierto. En lo que va de la semana de la moda de N.Y. , dos diseñadores ambos estadounidenses, aún de corta vida, nos alegran la vista. Los dos, aunque diferentes entre sí, tienen una particularidad que les une. Gary Graham, neoyorkino, y Creatures of the Wind, dos diseñadores de Chicago,  consiguen imprimir un carácter en sus prendas a través de la heterogeneidad. La disparidad de fuentes de inspiración y elementos de estas colecciones les hace, simultáneamente distinguirse pero permanecer como estilos diferentes y casi inclasificlables. Un fin dificultoso y delicado. Esta intención clara, y en ningún modo fortuita, es alcanzada por medio de tejidos muy variados ( de origen clasico, étnico, deportivo ), sastrería, patronaje convencional o muy moderno, bisutería evidente, adornos y ornamentos de fantasía, inspiración en el cine, la música, la pintura o la artesanía.

Las pasarelas son un reclamo pomposo para que los espectadores – medios de comunicación, estilistas, compradores -, hagan el resto en cuanto a publicidad se refiere. Tras estas semanas de grandilocuencia, la ropa que llega a las tiendas un año más tarde, es más asequible y llana en todo los aspectos. Y, si no nos impregnamos de pompa en la pasarela, dónde lo vamos a hacer? Y más aún, si unos looks pasan inadvertidos en la fastuosidad de los desfiles, diflícilmente atraerán al consumidor entre las perchas de una tienda.

 

* Fotografías de Style.com

* Texto de Spain Street Style.

 

votar

Deja un comentario

Please use your real name instead of you company name or keyword spam.